Cada país tiene sus rituales y, algunos, son particularmente curiosos y originales.

En Alemania desafían al destino mediante la ceremonia del Bleiglessen, que consiste en desvelar los misterios del futuro con una barra de plomo. Este se pasa por una soldadora para fundirlo hasta hacerse agua y las gotas plateadas se vierten en un vaso. El líquido se vuelve sólido nuevamente y alcanza formas que, con una buena imaginación, pueden predecir lo que depara el mañana.

Foto: Pinterest

Umbanda es una religión practicada en Brasil, fruto de una mezcla de ritos africanos, que genera la fiesta de Iemanja. Las playas se llenan de personas que entregan ofrendas al mar para recibir el año nuevo; casi siempre son flores en pequeños barcos de madera. El colorido de los trajes es diferente en cada ocasión.

Los escoceses festejan el Hogmanay. Buscan un barril de madera, le prenden fuego y ¡a rodar por las calles! Según dicen, es para permitir el paso del nuevo año. Además hay gaiteros, teatro callejero y fuegos artificiales.

Las mujeres solteras rumanas suelen caminar hacia un pozo, encender una vela y mirar al fondo. El reflejo de la llama dibujará en las oscuras profundidades del agua el rostro de su futuro esposo. Las que se quedan en casa toman una rama de albahaca y la colocan bajo la almohada: el protagonista de su sueño esa noche será el hombre de sus vidas.

Foto: Pinterest

En Italia lo reciben con un buen plato de lentejas (simbolizan riqueza) y lanzan trastos viejos por la ventana, pues es una manera de terminar con el pasado y expresar el deseo de empezar una nueva etapa con buen pie.

Muchos pueblos tienen tradiciones en estas fechas y al desandar curiosidades encontramos que, las velas encendidas para recibirlo, garantizarán la armonía y la paz en el hogar. Otras familias escogen tres pequeñas piedras como símbolos de salud, amor y dinero.

También en este nuevo milenio se ha puesto de moda purificar el alma al darse un baño de esencias, en especial de mandarina para la prosperidad y el dinero, rosas para el amor, y sándalo para limpiar las energías negativas. Si la meta es conseguir pareja adecuada, debe darse el primer “feliz año nuevo” a alguien del sexo opuesto.

Aunque se mantienen arraigados los viejos hábitos, según el lugar, lo novedoso gana espacios y reverdece usanzas.

Foto: Cubadebate

Los cubanos permanecemos en la esencia de la tradición, Lechón asado, yuca con mojo, congrí, tostones, dulces exquisitos cuyas recetas pasan de generación en generación como los buñuelos, arroz con leche, boniatillo, natillas… pero, sobre todo, reunión familiar, que incluye amigos y hasta vecinos. Cubos de agua tirados a las aceras, maletas en mano que dan la vuelta a la manzana para viajar.

Besos, abrazos, música a las 12 de la noche, doce uvas, si las tiene, y fuegos artificiales, reciben al joven año en nuestra Isla y una esperanza latente en el futuro.