Un grupo de científicos de la NASA logró reproducir en un laboratorio las condiciones que existieron en el fondo marino durante la época más temprana en la existencia de nuestro planeta. Creen que ya por entonces, hace más de 4 000 millones de años, había respiraderos hidrotermales como los que hoy conocen los oceanólogos y que eran idóneos para la formación de aminoácidos, el componente clave para la génesis de la vida. Esclarecer cómo se originó la chispa de la vida, podría ayudar en la búsqueda de vida en el espacio, cree la astrobióloga Laurie Barge, cuyo equipo llevó a cabo el experimento.