Foto: Francisco Blanco

Un iceberg dos veces más grande que Nueva York está a punto de desprenderse en la Antártida. La NASA indica que, por ahora, se desconoce cómo la plataforma restante responderá al desprendimiento del iceberg, lo que significa “un futuro incierto” para la infraestructura científica y presencia humana allí. “El futuro a corto plazo de la plataforma de hielo Brunt dependerá, probablemente, de dónde se fusionen las grietas existentes en relación con McDonald Ice Rumples”, señala el glaciólogo Joe MacGregor. “Si se fusionan aguas arriba (al sur) de allí, es posible que la plataforma de hielo se desestabilice”, afirmó.