Según una investigación publicada en Heart Rhythm Journal en el 2013, uno de los principales contribuyentes a la muerte súbita cardíaca es un latido cardíaco elevado en reposo. Para la mayoría de los adultos, el rango aceptable es de alrededor de 60-80 latidos por minuto, siendo los aumentos por encima de eso proporcionales a una mayor probabilidad de experimentar complicaciones cardíacas. Hay una forma sorprendente de reducir los latidos del corazón en reposo. Según una investigación publicada en JAMA Internal Medicine Journal (2012), comer regularmente leguminosas ricas en proteínas (como los frijoles) puede disminuir los latidos del corazón tan efectivamente como lo hace el ejercicio regular.

Fuentes: Ecured, Todo Mail y Russia Today.