Un grupo de psicólogos estadounidenses ha concluido que las discusiones regulares en un matrimonio pueden propiciar la longevidad de los cónyuges, pero solo si las reacciones emocionales de ambos miembros de la pareja son simétricas.

Los investigadores monitorizaron las peleas de 194 matrimonios y resumieron los resultados de sus observaciones en un artículo que publica en su última edición la revista Psychosomatic Medicine.El menor riesgo de muerte prematura lo corren las parejas en las que tanto el marido como la mujer exteriorizan lo que sienten: respectivamente el 24 % para él y el 18 % para ella. No obstante, que ambos moderen su comportamiento respecto al estilo de discusión del otro, también prolonga la vida. Los matrimonios que mejor ajustan los estilos interpersonales de discutir acaban teniendo menos conflictos en comparación con otros. Uno de los resultados de estaarticulación es un mejor estado de salud, creen los científicos.

Fuentes: Ecured, Vida lúcida y RussiaToday