Prácticamente todo el mundo ha tenido alguna vez un dolor de cabeza, y una persona de cada 20 sufre cefalea crónica diaria o casi diaria. Dicen que un dolor agudo es una señal de alerta que debe tenerse en cuenta pues puede anunciar la existencia de algún problema. En cambio si es un dolor crónico-recurrente puede ser síntoma de stress.

Los dolores de cabeza pueden tener causas que no se deben a una enfermedad subyacente. Por ejemplo, falta de sueño, aumento incorrecto de los anteojos recetados, exposición a ruidos fuertes o uso de gorros o sombreros ajustados.

Lo primero es averiguar si es una cefalea primaria o secundaria. En ocasiones los dolores de cabeza son síntoma de otras patologías. Por ejemplo, si una persona tiene meningitis, tendrá dolor de cabeza, pero también fiebre y letargia. En estos casos es una cefalea secundaria.

Las cefaleas primarias incluyen las vasculares y las tensionales. Entre las primeras están las migrañas, en sus diferentes variantes, y otras denominadas carotidínea que pueden surgir por el ejercicio, ingestión de bebidas alcohólicas, abuso de fármacos, indigestión, hipoglucemias, etcétera. Entre las tensionales están las causadas por cefalea tensional común, depresiva, histérica, dolor facial atípico y cefalea postraumática.

Una persona que sufre cefalea primaria debe tener en cuenta diferentes elementos como el carácter del dolor, intensidad, duración, momento de aparición, modificación por posiciones, localización y síntomas asociados.

Otros factores importantes son las condiciones de aparición o precipitantes como la dieta, medicamentos, cambios hormonales, exposición al sol, esfuerzos físicos, actividad intelectual sostenida. Además, analizar si existen factores sicoemocionales y el historial familiar.

Existen diversos tipos de cefaleas como las que ocurren por inflamación, por lesión en estructuras extracraneales o por disturbios afectivos. De esta última se dice que el diez por ciento de la población del mundo padece de estados depresivos, más de la mitad de estos tienen ansiedad, y a su vez un gran por ciento de las personas ansiosas tienen depresión.

La masa encefálica no duele, los receptores de dolor están distribuidos por la pared de los vasos sanguíneos, los músculos, principalmente las membranas que recubren el encéfalo y el cuero cabelludo. También participan los nervios craneales y las tres primeras raíces cervicales.

Por otra parte, las migrañas son un grupo de síndromes de causa desconocida en las que ocurre una dilatación vascular, fundamentalmente de ramas de la carótida.

De todos estos tipos de dolores de cabeza, las cefaleas tensionales son las más frecuentes y se presentan fundamentalmente en mujeres. Las migrañas afectan entre el 18 y el 34 % de las niñas y mujeres, y entre el 6 y el 15 % de los varones, aunque en general las cefaleas vasculares representan el 8 % de todas las cefaleas.

Si una mujer está embarazada, debe prestar especial atención a los dolores de cabeza. El motivo es que tienen más riesgo de trombosis y de preeclampsia*.

La mayoría de los dolores de cabeza son del tipo tensional, solo el 10 % son migrañosas. Pero se estima que cada seis segundos muere una persona por trombosis o hemorragia cerebral, por ello se debe tener precaución ante la ocurrencia de este tipo de malestar. Cuando estamos tomando demasiados analgésicos porque la cefalea es muy frecuente lo mejor es acudir al médico para determinar su causa.

*Se asocia a hipertensión inducida durante el embarazo

Referencias

Sitio vivir

Sitio cuidateplus 

Ver

Soluciones eficaces para acabar con el dolor de cabeza

Seis soluciones contra el dolor de cabeza