El limón tiene un gran número de nutrientes. Originalmente era empleado por los romanos para refrescar el aliento, y en la actualidad se utiliza en el tratamiento de diversas dolencias.

Son ricos en flavonoides cítricos como la vitamina C y tienen importantes funciones antioxidantes. Refuerzan el sistema inmune y las paredes de los capilares sanguíneos, y favorecen la cicatrización de heridas.

Debido a sus propiedades antisépticas, se usan para combatir infecciones de las vías respiratorias, tiene un efecto antimicrobiano contra infecciones bacterianas y de hongos, contra los parásitos, regula la presión arterial, entre otras. Sus cualidades disolventes y desintoxicantes son adecuadas para el tratamiento tópico de forúnculos y los abcesos.

Combate enfermedades del hígado, y de la vesícula biliar, ya que estimula las secreciones biliares, lo que contribuye a la digestión. Se recomienda para el tratamiento de cólicos producidos por mala digestión, estreñimiento o dolor de cabeza, causado por digestiones difíciles y prolongadas.

Lo recomendable es utilizarlo completo, pero, por lo general, solo consumimos su jugo y a veces la ralladura de la cáscara para hacer algunos dulces. Sin embargo, debemos aprovecharlo completo, y la mejor manera de lograrlo es congelarlo, lo que además, lo hace mucho más duradero y económico.

A esto le llaman terapia del limón congelado, en la que, después de lavarlo bien, lo congelamos durante un día, luego lo rallamos, y esta ralladura la añadimos al plato que queremos realizar. Da un gusto agradable a las comidas, infusiones, salsas, carnes, sopas, dulces, y otras opciones que se le ocurran.

La cáscara de limón contribuye a liberar toxinas, y tiene hasta diez veces más vitaminas que el jugo, entre ellas, Peptina, Vitamina C, Flavonoides, y numerosos compuestos capaces de frenar la oxidación celular.

Aparte de combatir numerosas enfermedades, ayuda a eliminar la presencia de lípidos en la sangre que originan el colesterol malo. Se dice que es capaz de matar células cancerosas, por su poder antioxidante, por lo es considerado un tratamiento complementario para contrarrestar los efectos de la quimioterapia y puede contribuir a prevenir tumores.

Referencias

Libro de Sarah Merson. 100 Remedios Tradiconales
Revista Bohemia. ¿Congelar cada limón que consumes? Por Rosa M. Cubela