El Día Mundial del Asma se conmemora el primer martes de mayo, declarado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), para crear conciencia en la población sobre las características y cuidado de esta enfermedad.

Tiene como objetivos fundamentales: reducir los factores de riesgo para las personas que sufren asma; enseñar a los pacientes a saber reaccionar frente a una crisis, y desarrollar una buena atención por parte de los médicos a los pacientes.

El evento es organizado por la Iniciativa Global para el Asma (Global Initiative for Asthma, GINA), esta vez bajo el lema: STOP (en español, Parar), símbolo internacional para indicarnos la necesidad de detener la enfermedad.

Estas palabras dan las claves de cómo se puede controlar:
• Síntomas (que hay que valorar).
• Testar la respuesta que se obtiene con la medicación y medidas ambientales.
• Observar y evaluar al paciente de forma continuada.
• Proceder a ajustar el tratamiento y las medidas de control ambiental.

El asma es una enfermedad crónica caracterizada por ataques recurrentes de disnea y silbilancias, que varían en severidad y frecuencia de una persona a otra. Los síntomas pueden aparecer varias veces al día o a la semana. En algunas personas se agravan durante la actividad física o por la noche.

Se caracteriza por la inflamación de los bronquios, lo cual hace que sean muy sensibles (hiperreactividad) y se estrechen, obstruyan y disminuya el flujo de aire que entra y sale de los pulmones. En la infancia, su diagnóstico es sobre todo clínico. Se basa en la presencia de síntomas respiratorios (tos, pitos, dificultad respiratoria y opresión torácica).

Los síntomas pueden ser episódicos o persistentes. Algunos “factores desencadenantes” pueden causar crisis asmáticas, como el ejercicio, llanto, risa, infecciones respiratorias virales y la exposición a olores fuertes, a alérgenos y al tabaco.

La OMS estima que existen alrededor de 235 millones de pacientes con asma en el mundo; es la enfermedad crónica más frecuente en los niños; está presente en todos los países, independientemente de su grado de desarrollo; más del 80 % de las muertes por asma tienen lugar en países de ingresos bajos y medios-bajos; con frecuencia no se diagnostica correctamente ni recibe el tratamiento adecuado, creando así una importante carga para los pacientes y sus familias, pudiendo limitar la actividad del paciente durante toda su vida.

El asma en Cuba

La Comisión Nacional de Asma fue creada en 1970, con el fin de organizar en el país un sistema de atención integral a los pacientes asmáticos, atención priorizada por la dirección del Ministerio de Salud Pública (Minsap) desde sus inicios.

A finales de 1972, esta comisión ideó un programa de atención integral del Asmático por cinco años, el cual se aprobó y se puso en práctica en 1973. El Programa Nacional de Asma se mantiene vigente y se actualiza periódicamente por la Comisión Nacional de Asma y el Minsap.

El sistema de salud cubano ha creado varios medicamentos para luchar contra este padecimiento, entre los más conocidos se encuentran el Salbutamol, vacunas sublinguales y alergénicas, y jarabes. Existen centros de atención y de esparcimiento para los pacientes, donde se les enseñan técnicas y métodos de aliviar sus dolencias, de modo que puedan mejorar la calidad de vida.

La Isla se suma a esta conmemoración; este año se realizará una actividad en la sede de la Asociación Cubana de las Naciones Unidas, sita en J y 25, Vedado, organizado por la Sociedad Cubana de Alergia, Asma e Inmunología Clínica (SCAAIC).

Ver más

Sitio web Familia y salud
Sitio web de la OMS
Sitio web de la ACNU 

Sitio web Asma en Cuba
Scielo Comportamiento del asma bronquial en Cuba e importancia de la prevención de las enfermedades alérgicas en infantes