El Gobierno español autorizó hoy una inversión de siete mil 331 millones de euros en varios programas de seguridad y defensa para modernizar el material militar del país europeo.

La administración socialista de Pedro Sánchez aprobó este viernes en su reunión semanal un plan plurianual, hasta 2032, para la renovación y actualización del armamento de las Fuerzas Armadas.

En concreto, el Consejo de Ministros dio el visto bueno a los contratos para la construcción de cinco fragatas F-110 por valor de cuatro mil 325 millones de euros en los astilleros de la empresa pública Navantia.

Según los cálculos del Ejecutivo, ese proyecto permitirá la creación de más de siete mil puestos de trabajo en los astilleros de Navantia en la ciudad de Ferrol, ubicados en la norteña comunidad autónoma de Galicia.

Además, Madrid dio luz verde a la adquisición de 348 vehículos blindados VCR 8x8 para el Ejército de Tierra, valorados en dos mil 100 millones, y a la modernización de sus aviones de combate Eurofighter, por un coste de 906 millones de euros.

En el pasado, España encargó 73 aeronaves de este tipo, y las cuatro últimas deben entregarse en 2019.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, explicó hoy que se trata de una 'inversión militar y social', pues, subrayó, los tres programas tendrán un importante impacto en la economía y en la industria de defensa española.

Ese ministerio estima que las inversiones generarán “al menos ocho mil 500 empleos, directos e indirectos”, en los venideros años, tanto en los astilleros de Navantia en el Ferrol, como en decenas de pequeñas y medianas empresas tecnológicas.

“Es gasto social porque el gasto militar lo que genera”, más allá del armamento, son puestos de trabajo, remarcó Robles en declaraciones a la radioemisora Onda Cero.

(Tomado de Prensa Latina)