Identidad de la capital

La identidad del capitalino es resultado de la educación como fenómeno social complejo. Depende de la influencia que sobre el individuo ejercen la familia, la escuela, los medios de comunicación y la sociedad en general a través de las organizaciones políticas, de masas y sociales.
Supone la identificación con nuestra ciudad, su contexto cultural y particulares tradiciones y costumbres que nos distinguen del resto de los hombres y mujeres de otras ciudades y naciones.

Patriota insigne

José Julián Martí y Pérez
Héroe Nacional, Apóstol de la independencia, autor intelectual del asalto al Cuartel Moncada; Mayor General del Ejército Libertador, fundador y Delegado del Partido Revolucionario Cubano.

Martí es "habanero, cubano y universal". Nació en La Habana Vieja, el 28 de enero de 1853, donde residiera al igual que en varios sitios del actual Centro Habana, Regla y Guanabacoa; estudió en esta ciudad, fue aquí donde inició su labor conspirativa y guardó prisión, donde comenzó su carrera literaria y pronunció su primer discurso en Guanabacoa. Es el hijo más ilustre de esta ciudad.



La Ceiba


Equipo Industriales

En alusión a la ceiba del Templete, bajo cuya sombra se dice se ofició la primera misa, es este árbol, otro símbolo de la ciudad.
La misma está asociada al acto fundacional de la Villa de San Cristóbal de La Habana.
Tiene la singularidad de que su nombre no es fortuito, se debe a una iniciativa del Comandante Ernesto Che Guevara, al proponer que se creara un equipo que representara a los trabajadores del sector de la Industria que él dirigía y que tanto peso tenía en la economía de este territorio. Es el más antiguo de los equipos que participan en nuestros clásicos nacionales.

Azul, nuestro color

Con más de cuarenta kilómetros de costa, que incluye una bahía de bolsa, uno de los más importantes puertos del continente, bellísimas playas al Este y al Oeste de la ciudad y un atractivo Malecón, el azul marino, que es también el color de su cielo, caracteriza a esta provincia.

Su emblemático equipo de beisbol es también el equipo azul de la pelota revolucionaria cubana, como antes, el "Almendares", fue el equipo azul de la liga profesional del patio.


La réplica del machete de Néstor Aranguren

Con la inscripción en la empuñadura del 27 de enero de 1898, fecha de la caída en combate de este bravo e intransigente coronel mambí, es el símbolo que representa a los combatientes de esta provincia, y el más alto estímulo que otorga la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana.

Símbolos de la provincia


Escudo de Armas de la Ciudad de La Habana

Concedido por el rey español a San Cristóbal de La Habana a partir de 1665, devino símbolo oficial de la provincia.
Contiene tres castillos que representan a los reyes magos del Morro, la Real Fuerza y San Salvador de La Punta, así como una llave que significa que lo es del Golfo y las Américas.

 


La Giraldilla

Levantada sobre el Castillo de la Real Fuerza, obedece a una iniciativa para perpetuar el recuerdo de Isabel de Bobadilla, la esposa de Hernando de Soto, Gobernador de Cuba y conquistador de la Florida, quien partiera de esta ciudad dejándola a la espera de su regreso, el cual no se produjo al encontrar la muerte a manos de la resistencia indígena.


El Morro

Como vigía a la entrada de la bahía, es este emblemático castillo y su faro, un símbolo singular que da la bienvenida a la ciudad a quien arriba a ella por mar.
Su construcción inició en 1589 y concluyó en 1630.
La dirección de esta obra estuvo a cargo del ingeniero Juan Bautista Antonelli.


Monumento Memorial José Martí y su torre, en la Plaza de la Revolución que lleva su nombre

Ubicados en el punto más elevado sobre el nivel del mar de esta ciudad, constituyen un símbolo de la modernidad y de las grandes concentraciones revolucionarias y marchas del pueblo combatiente

El Río Almendares

Es la corriente fluvial más importante para el abasto del preciado líquido a sus habitantes y para el riego de sus áreas agrícolas aledañas, atraviesa ocho municipios de la provincia. Al mismo le cantó nuestra poetisa habanera, Premio Cervantes de Literatura, Dulce María Loynaz.


 

Más