Identidad de la capital

El ajetreo de Centro Habana

 

PATRIOTA INSIGNE

Si un nombre tiene arraigo aquí como parte del terruño, es el del Curita. Al joven Sergio González López le denominaron con ese apelativo, sus compañeros de estudio.

Desde muy temprana edad se manifestó en él un credo religioso que heredó de sus padres. Había nacido en la finca La Purísima, por Aguada de pasajeros, perteneciente a la otrora provincia de Las Villas, el 19 de abril de 1921; inició estudios en el Seminario de Santiago de Cuba que luego continuó, durante nueve años, en el de San Carlos, en la capital.

Cambió los hábitos por una consagración mayor con la soberanía de la Patria. Toda su ejecutoria en la lucha clandestina fue en la capital. Primero, perteneció a la organización Acción Revolucionaria Guiteras, de la cual después se desvinculó; se unió a la Juventud Ortodoxa y fue un activo afiliado del Movimiento 26 de Julio.

Justo en Galiano y Reina radicaba la imprenta que era propiedad de su hermana. Aquí contribuía a elaborar y distribuir la propaganda del M- 26 –7. Sergio fue perseguido con saña por los verdugos de la tiranía batistiana; lo apresaron el 18 de marzo de 1958, y apareció asesinado al día siguiente. Precisamente en su memoria el parque de esa manzana, donde confluyen las céntricas calles anteriormente mencionadas, ha sido nombrado El Curita.

                 PATRIOTAS REPRESENTATIVOS
José Antonio Aponte y Ulabarra (luchas abolicionistas antiesclavistas); José Martí Pérez, Juan Gualberto Gómez, Manuel Sanguily Garrit, Néstor Aranguren Martínez (guerras de independencia); Gerardo Abreu "Fontán", los hermanos Ameijeiras Delgado (Gustavo, Juan Manuel y Ángel "Machaco"), en la etapa de la lucha insurreccional 1952 – 1958.

SÍMBOLOS


Es muy significativo el desafío al mar desde el Torreón de San Lázaro,(olas vienen, olas van, refugiadas sobre lo que fue la caleta de Juan Guillén) dentro del parque Maceo. Cuando todavía los primeros habitantes no pensaban ni establecerse en el lugar, este fortín sirvió de resguardo de los vigías que velaban todo el día para anunciar el atisbo de cualquier barco pirata.



La moneda centrohabanera. Mire usted ¿quién iba a decirnos que a partir de una atalaya, al pie de un accidente geográfico, brotaría la fortaleza y esta quedaría grabada permanentemente en el anverso de la moneda insignia que dejaron instituida, por acuerdo de la Asamblea del Poder Popular del 10 de julio de 1995, para satisfacción de los residentes en la populosa localidad?
Por Rosa Rodríguez
Fotos Aguilera y Archivo de Granma

Más