Este 11 de enero, Día del Ingeniero Cubano, serán galardonados ocho prestigiosos profesionales con el Premio Nacional a la Vida y la Obra de la Ingeniería, el más alto estímulo que otorga la Unión Nacional de Arquitectos e Ingenieros de la Construcción de Cuba (UNAICC). 

En esta ocasión, se efectuarán dos actos centrales: en el Memorial José Martí, en La Habana, y en el Teatro Heredia de Santiago de Cuba, según información del sitio web de la UNAICC.

En la capital se premiarán a dos afiliados de la Sociedad de Ingeniería Mecánica, Eléctrica e Industrial (SIMEI): el Ing. Eduardo Antonio Agüero Pérez y el Doctor en Ciencias Ing. Modesto Armando Angulo Aguilera; mientras que la Sociedad de Ingeniería de las Geociencias y la Química aplicada a la Construcción (SIGEQ), condecorará a los Doctores en Ciencia e Ingenieros Donis Pablo Coutín Correa y Fernando Guasch Echavarría.

Hasta el 2018, esta organización ha entregado 182 Premios Nacionales a la Vida y la Obra de las Ingenierías, a profesionales destacados en la producción, la ciencia, la docencia o la investigación.

Sobre Francisco de Albear y Fernández de Lara

Francisco de Albear y Fernández de Lara Foto: Archivo

El Día del Ingeniero Cubano se estableció el 11 de enero de 1946 en honor al natalicio del Ingeniero Francisco de Albear y Fernández de Lara, conocido principalmente por diseñar el acueducto que lleva su nombre.

En esa fecha, el ingeniero Luis Silva Savio le propuso a la Junta Directiva de la Sociedad Cubana que agrupaba a esos profesionales, la celebración de ese día en honor al 130 aniversario del natalicio de Albear.

La ocasión fue propicia para colocar una ofrenda floral en su monumento, situado cerca de la casa social de los ingenieros, actual Sociedad de Canarios de Cuba. Desde entonces acordaron que cada año honrarían la memoria de Albear con actos similares.

Director General de Obras Públicas de la Real Junta de Fomento, Albear proyectó o dirigió alrededor de 200 obras, pero la más reconocida es el acueducto que lleva su nombre, el cual consistió en utilizar aguas de numerosos manantiales que brotaban de un lugar conocido como Vento. Fue el primer sistema del país que empleó aguas del manto freático por medio de pozos que garantizan un agua potable con más higiene.
En 1876 fue reconocido en la Exposición Universal de Filadelfia y en 1878 en la Exposición Universal de París, en la cual calificó como una de las construcciones más relevantes a nivel mundial.

El gran valor de esta obra es que funciona por la fuerza de gravedad con ingeniosas e inéditas soluciones técnicas, para lo cual Albear realizó un minucioso levantamiento topográfico, en 1874, y luego de más de un siglo se mantiene el suministro de agua a un 15 por ciento de la ciudad.

Está considerado como una de las siete maravillas de la ingeniería civil cubana y fue declarado Monumento Nacional el 11 de enero del 2007 por la Comisión Nacional encargada de esa labor y que dirige el Historiador de la Ciudad, Eusebio Leal.

Referencias
Sitio web de la UNAICC (http://www.unaicc.cu/acerca-de-la-unaicc/746-actos-centrales-por-el-dia-del-ingeniero-cubano-en-la-habana-y-santiago-de-cuba)