Raúl y Ñico, compañeros de lucha. Foto: Archivo