La Sociedad Económica de Amigos del País (SEAP) celebró este 9 de enero su aniversario 226. Un principio emergió desde varias voces: la necesaria apropiación de la historia y de sinergia entre académicos veteranos y noveles para continuar a la continuidad de esta institución del saber, para aportar a un fin mayor: el proyecto país.

Hacia ese postulado convergieron las intervenciones de Fabio Enrique Fernández Batista, uno de los 32 nuevos miembros de la SEAP, y de su presidente de honor, el doctor Eusebio Leal Spengler.

A juicio del primero, en el actual proceso de actualización del socialismo la sociedad puede realizar una contribución trascendente, propiciar el debate, intercambio y la reflexión crítica, estar conectados con las urgencias del presente y, al mismo tiempo, indagar en el pasado nacional que dará luces en la compleja tarea de construir el porvenir.

“Hay que celebrar también que la sociedad apueste por su rejuvenecimiento, la vitalidad de los jóvenes, su inquietud e irreverencia resultan el complemento perfecto para la experiencia y aplomo reflexivo de los que han vivido más”, dijo Fernández Batista. (poner foto 1)

A juicio de Leal, deben incorporarse jóvenes con mérito académico, interés verdades, al ser esta una sociedad que tiene que trabajar en los asuntos profundos de la identidad cubana.  

Al respecto, declaró la presidenta de la SEAP, Zoila Benítez, estamos en deuda, tenemos que revisar nuestra estrategia, hay mucho talento joven y de experiencia y tenemos que usarlo todo para impulsar nuestra revolución. “Si creemos que ha triunfado nuevamente el primero de enero, sí habrá socialismo para mucho rato”, dijo.

En la solemne ceremonia se entregaron los premios Félix Varela a Carmen Suárez León y Francisco de Arango y Parreño, a Rigoberto Pastor Sánchez Figueredo.

En el encuentro se reconocieron a once instituciones con el Sello 225 aniversario: Instituto de Meteorología, Universidad de Ciencias Pedagógicas Enrique José Varona, Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, Asociación de Pedagogos de Cuba, las universidades de Camagüey y Holguín, Sociedad Cubana de Ciencias de la Información, Unión de Escritores y Artistas de Cuba, Escuela San Alejandro y Escuela Especial Solidaridad con Panamá.

Foto: Raquel Sierra

Habana 500

Sobre el medio milenio de La Habana, el historiador Eusebio Leal dijo: “para mí es la historia del sistema institucional de la cultura, la historia de la ciencia en Cuba,  en las cuales, sin quitar méritos delo que La Habana como capital representa para toda la nación, ha llegado la hora, ante su deterioro, ante su decadencia, ante muchos olvidos, postergaciones, la postergación de hacer un esfuerzo, como es política y lema del gobierno: Por La Habana, lo más grande”.

“Qué es lo más grande que se puede hacer”, indagó, trabajar por ella, para qué, para que existan normas de convivencia, propias de una sociedad que se vanagloria de tener cultura y educación, de su espíritu de solidaridad hacia el mundo, se siente orgullosa de su arquitectura, su música, literatura, poesía, hablo de Cuba y particularmente, de La Habana.

Recuento

Conscientes de ser deudores de un pasado y continuadores de una vital proyección de futuro, la Sociedad Económica de Amigos del País (SEAP) realizó la Conferencia Científica por su aniversario 225, que sesionó en dos paneles: La SEAP desde sus orígenes hasta la República y La sociedad en la Revolución.

En octubre de 2018 se desarrolló una sesión solemne del Consejo Científico de la Universidad de La Habana por los 290 años de su fundación y el 225 de la SEAP, dos de las instituciones más antiguas del país que constituyen piezas integrantes del patrimonio cultural de la nación, presidido por el presidente de la Academia de Ciencias de Cuba, doctor Luis Velázquez Pérez.

A su vez, en la etapa, esta institución reiteró en sus Memorias de 2018 que tiene “el deber de exigir, en nombre de todos sus miembros, la eliminación inmediatas de todas las barreras que el bloqueo establece para afectar al pueblo cubano y su bienestar, que afecta los propios intereses más puros del pueblo nuestros colegas en Estados Unidos”.