Marta Zoraida Hernández Núñez, de 24 años, es jefa de brigada de las máquinas ligadoras y secretaria general de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) en la empresa Internacional Cubana de Tabaco (ICT). Junto a los más de 370 integrantes del colectivo, comparte el protagonismo del hito productivo de 2018.

“Trabajo aquí desde hace seis años y llegar a este resultado fue intenso. Nos parecía que iba a ser imposible, pero juntos pudimos hacerlo. Fue increíble: madrugadas, horas extra, llegábamos a las tres de la mañana para arrancar las maquinarias. La esencia fue esa: sentido de pertenencia y entrega de todos”, declaró.
No se trata solo de haber cumplido con los retos de exportación. Detrás de ese logro hay más: debido a la llegada tardía de las máquinas, esperadas en abril y mayo, al cierre de septiembre reportaban millones de unidades de atraso. “No dependía solo de nosotros, las máquinas se atrasaron un poco y las materias primas”, dijo Marta.
No es la única en reconocer al colectivo, tanto trabajadores directos como indirectos. Yardley Rodríguez, operaria de máquinas de bovinas, con 10 anos en la empresa, dice: “para mí es un orgullo trabajar aquí. Este año ha sido duro, implantamos entre todos un record, viniendo más temprano, esforzándonos más, pero hicimos lo que nos propusimos y en 2019 vamos a repetirlo”.
Lo que necesita el país
Según explicó Ricardo Soler Silva, presidente de ICT, la demora de las máquinas provocó un atraso en nuestros objetivos de producción de ocho millones de unidades. “Cuando llegaron, en octubre, nos propusimos recuperar lo perdido y les hicimos el planteamiento a los trabajadores y su respuesta fue inmediata”.
“Hemos tenido tres meses de jornadas de trabajo muy grandes, de mucho sacrificio, las proezas que se hicieron fueron tremendas y cotidianas, con el esfuerzo de todos los trabajadores. En noviembre llegamos a 17 millones de unidades y en tres meses, incluso cuando diciembre es un mes corto, porque se sale de vacaciones, a celebrar en familia el aniversario del triunfo de la revolución, se hicieron 45 millones de unidades, es un record histórico”, dijo Soler.

En la exportación, dijo Manuel Fernández Concepción, director económico, sobrecumplimos un 10%, de 17,1 millones de dólares planificados, pudimos exportar por 19,4 millones, como lo necesita el país. Se reportan también indicadores favorables en las cuentas por pagar y cobrar, inversiones, pagos de créditos y utilidades, entre otras.

La producción, enfatizó, era necesaria para comenzar 2019 con todas las condiciones: los inventarios necesarios en el almacén para cuando los clientes pidan, la materia prima, el personal preparado, la organización de las brigadas, de los grupos de trabajo, por lo tanto no hay ningún problema para cumplir los compromisos de 2019 en Internacional Cubana de Tabaco.

ICT es una empresa de capital mixto con Imperial Tobacco Group (cuarta compañía tabaquera internacional de Reino Unido), fundada en la mayor de las Antillas en 2001, cuyo objetivo es la fabricación y distribución de todo el tabaco cubano hecho a máquina.

Los mercados a los que se dirigen las producciones son España, Francia, Alemania, Reino Unida y Grecia, así como algunas naciones de África y Medio Oriente, explicó el director de ICT.

Las marcas líderes son más líderes del mercado cubano: Cohíba, Montecristo, Partagás, Romeo y Julieta, y una que solo produce ICT, la Guantanamera, que es la primera marca cubana que sale en el siglo XXI, específicamente en 2002, dijo Soler.