Aloma recibe un fuerte pelotazo. Foto: Jennifer Romero/ Cubadebate.