La emoción del gol solo llegó dos veces en el partido decisivo.