Los cumpleaños son cada aniversario del nacimiento de un ser vivo.

En muchas culturas es costumbre celebrar el cumpleaños, con una fiesta con amigos, en las que se dan regalos al homenajeado.

Las fiestas de cumpleaños son muy populares sobre todo entre los niños. Son una oportunidad más para la socialización con los amigos y la familia.

También es costumbre comer una tarta, cake o pastel al cual se le colocan la misma cantidad de velas que la cantidad de años que cumple, para que el homenajeado sople y las apague mientras los invitados cantan una canción alegórica, siendo entre las más populares Cumpleaños feliz o Las mañanitas.

Las fiestas para celebrar este evento se hacen casi siempre en lugares acondicionados para ello o en las casas con un ambiente de festividad.

Se incluyen además en la actividad de cumpleaños para los niños globos, refrigerios, comida, juegos y divertimentos que pueden ser desde payasos, magos hasta tirar de los hilos de la famosa piñata que viene cargada de caramelos y regalos para aquellos que tengan la suerte de atraparlos. En la de adultos además se incluyen bebidas alcohólicas, se hacen bromas, chistes y se intercambian anécdotas entre los invitados.

Sabemos que existen cumpleaños exclusivos, y que se acostumbra a realizar una celebración especial como es el caso de los años cerrados, 10, 20, 50, 100. O como en Latinoamérica que se les celebra a las niñas que cumplen 15 años una fiesta distintiva.

Lo que es menos conocido es el cumpleaños de oro.

Un cumpleaños de oro, también llamado grand, champán o suerte cumpleaños, es cuando una persona cumple la misma edad que el día en que nació, por ejemplo si nace un día 12, de cualquier mes, su cumpleaños de oro es cuando cumple 12 años de edad.

Este cumpleaños ocurre sólo una vez en la vida, y es una ocasión que merece un reconocimiento especial.

Habrá muchas personas que han pasado el suyo sin saberlo, como en mi caso que ocurrió cuando cumplí los 9 años de edad, pero ahora que saben de la existencia de tan linda fecha, ya pueden celebrar su Cumpleaños de Oro, o al menos, saber cuándo ocurrió.