El XXV Festival Nacional del Humor en Cuba, Aquelarre 2019, pretende ser un espacio para el divertimento y la reflexión. Según comentó en conferencia de prensa Luis Enrique “Kike” Quiñones, director general, la cita busca lograr un humor que estimule el pensamiento. Dialogó además sobre la necesidad de lograr una mayor integración con el ejercicio de la crítica, exigiendo una práctica seria y responsable en el contexto actual.

Con un amplio programa que presentará un total de 26 espectáculos en salas de teatro de la capital, 32 funciones y 11 estrenos, además de una jornada teórica con ponencias relacionadas con la temática del humor.

Dicho espacio académico resulta esencial, y una oportunidad para explorar en las investigaciones sobre el área. Se resaltó en ese sentido la ponencia El origen de lo cómico no es competitivo, del profesor cubano Francisco López Sacha.

Entre los grupos invitados se encuentran La Leña del Humor, de Santa Clara; Aire Frío y Pagola la paga, de La Habana; Etcétera y Caricare, de Holguín; y al humorista Rigoberto Ferrera, quien se une al festival luego de varios años de ausencia de la escena.

En esta edición el Aquelarre quiere rendir tributo a personalidades y agrupaciones destacadas en el país, como La oveja negra, que llega a 25 años de fundada; el programa televisivo El Selecto Club de la Neurona Intranquila; y al recién fallecido humorista cubano, Octavio Rodríguez “Churrisco”, Premio Nacional del Humor 2018.

Con fecha desde el 30 de junio y hasta el 7 de julio, el festival de este 2019, que no será competitivo, tendrá como sedes a las salas Raquel Revuelta y Adolfo Llauradó del Centro Cultural Vicente Revuelta; los teatros Karl Marx y Mella y tendrá una programación colateral en cines de la capital.