Foto: Joyme Cuan

La autenticidad de su registro sonoro y proyección en la escena, conforman la personalidad impresionantemente natural de la joven intérprete Annie Garcés quien, sin pretensiones, establece un puente armónico sobre el cual navegan –es el término más adecuado para describir esta virtud–, los sonidos capaces de dibujar (a su manera) canciones de la trova tradicional y contemporánea.

Su versión de La era, del cantautor Silvio Rodríguez, no deja margen a las comparaciones con la indiscutible Omara Portuondo, sencillamente la aceptamos; y es cuando podemos ver la grandeza de esta muchacha capaz de hacerla suya.

“Antes de cantar una canción como La era, se debe incursionar en muchas de estas obras clásicas del pentagrama cubano y conocer lo que estás interpretando. En mi caso vengo de la Academia Musical y me gradué de Flauta en el Conservatorio (de Música Guillermo Tomás Bouffartigue) de Guanabacoa.

“He tenido un acercamiento a los más grandes cultores de la trova, en nuestro país, y puedo asumir este tipo de repertorio en el cual algunos intérpretes de mi generación no incursionan porque lo consideran un poco anticuado. Por mi parte, defiendo que no debemos perderlos. Canciones como estas son importantes para la historia de nuestro país. Tuve el privilegio de participar entre las voces que cantamos Cabalgando con Fidel.

“De igual forma he interpretado Mi nombre es pueblo, conocida en la voz de la inmortal Sara González. Son temas que, no están presentes en mis conciertos habituales, pero sí en momentos emotivos como este en el cual 42 familias recibieron sus nuevas casas (en el municipio de Diez de Octubre) después de perderlo todo en un tornado. Cantarlas le llena el alma a la gente. Normalmente me acompaño de músicos en vivo, no canto con backgrounds. Este de La Era, me lo prestó Yulaysi Miranda, una gran voz también reconocida”.

Nacida un 26 de julio, en Patria, una comunidad en las afueras de Nueva Gerona, municipio especial de Isla de la Juventud, realizó versiones musicales de la trova en formatos no usuales para este género con arreglos de Daniel Torres Corona. En varias oportunidades subió a escenarios en Brasil, acompañada del cantante de Samba Diogo Nogueira. Ha compartido escenarios con trovadores como Pepe Ordás, Eduardo Sosa, Toni Ávila, Martha Campos, Manuel Argudín y Pancho Amat.

“Acabo de lanzar un DVD, junto a la Orquesta Sinfónica Nacional, bajo el título Alma sublime, de trova sinfónica, gracias a la disquera Bis Music (de la Casa Discográfica y Editora Musical, Artex, S.A.) que incluye temas desde La Bayamesa, Perla Marina, Pasión y prejuicio, de Noel Nicola; o sea abarca, que pretende abarcar cien años de la cancionística cubana, algo difícil en 17 temas.

“Es un disco del cual estoy muy contenta y lo veo en la Televisión. Antes fue la base de un concierto a sala llena, en la Sala Covarrubias del Teatro Nacional. Seguiré incursionando en estas canciones porque es mi compromiso con la Cultura Cubana.

“Mis sueños son seguir cantando y que las personas logren verme como una cantante que puede hacer muchos géneros y no me encasillen”.