Regresó Danza Contemporánea de Cuba con un nuevo estreno que sirvió de magno homenaje al recién desaparecido maestro Ramiro Guerra, fundador de la compañía y alma del movimiento de la danza moderna en la Isla. Danzas de amor que se fue, es una coreografía del británico Billy Cowie, alimentada por el minimalismo e ingenio del artista quien además compone la música y las imágenes audiovisuales. También se presentó la representativa pieza Mambo 3XXI de George Céspedes en estas funciones que habitaron la sala García Lorca del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso.

La joven bailarina Stephanie Hardy dialogó con Tribuna de La Habana sobre la poética y complejidad de esta nueva coreografía.

Foto: Danza Contemporánea

“Cada vez que trabajamos con Cowie descubrimos nuevas posibilidades de nuestra danza, formas de expresar más allá del cuerpo. Su estilo minimalista y performático nos abre hacia otras manifestaciones pues combina música, visualidad y actuación en una sola pieza. Creo que será una magnifica fiesta por los 60 años de la compañía. Todos los bailarines sabemos la responsabilidad y entrega que cuesta defender el prestigio de Danza Contemporánea de Cuba”.

Por su parte, Jorge Brooks contó sobre la fábula que narra esta obra. “Es una historia de amor como la que le puede suceder a cualquiera”. Amor (uno de los personajes) se fue para no volver más, y ese conflicto desencadena una serie de sucesos que alimentan la coreografía bajo la mirada única de Billy Cowie, donde se mezcla el flamenco con lo contemporáneo, tiene mucha pasión y necesita de gran precisión para que nada se quede sin decir. Danzas de amor que se fue es una oportunidad excelente para que el público de capitalino disfrute y pase un buen fin de semana.