La Fundación Ludwig de Cuba y la Universidad de las Artes Aplicadas de Viena colaboran en la XIII Bienal de la Habana a través de la inauguración de la exposición Fuckreality que se presentará hasta el 28 de abril en la sede de la fundación.

La propuesta, de la autoría de jóvenes artistas cubanos y vienenses, pretende acercarnos a los nuevos medios del arte contemporáneo. Por ello, además de esta exhibición proponen un grupo de presentaciones, charlas, talleres prácticos-teóricos para compartir información sobre estas construcciones novedosas en el mundo del arte.

Foto: Nathalie Mesa Sánchez

La muestra cuenta con diversas maneras de asociar la creación con los sentidos; es decir, instalaciones, videos, fotografía, devienen productos en los que el espectador debe participar al escuchar a través de unos auriculares, interactuar con la imagen para reconstruir otra, o colocarse un casco de realidad virtual.

En esta exposición son los nuevos medios, -dígase las nuevas tecnologías-, una suerte de construcción psicológica en la que el público demostrará su capacidad. Sucede así en obras como (Real) Oilprice-Coaster (MiddleEast Ed., 05/1987-05/2018), que se trata de una instalación de realidad virtual en los que el público debe colocarse un casco y participar de una tormentosa subida y bajada como si se tratara de un viaje en una montaña rusa. Sobre esta pieza conversamos con la psiquiatra Miryam Caballero Hernández, quien fue parte del público asistente a la inauguración, y nos comenta que resulta interesante cómo a pesar de la sensación negativa que uno pueda sentir al colocarse el casco en esta pieza, no sientas la necesidad de quitártelo. Desde un punto de vista psicológico se demuestra que el ser humano es capaz de adaptarse a las malas situaciones, en tanto el cerebro entiende que, ante un mal momento, no necesariamente vas a sentirte peor de lo que ya te sientes.

Fuckreality es una muestra de las más interesantes que encontrará desde ya en la XIII Bienal de la Habana.