Al concluir este jueves el Encuentro de Solidaridad Internacional por la paz mundial y contra la guerra, celebrado en La Habana, se aprobó una Declaración de solidaridad internacional y por la paz mundial en la que se condena la Ley Helms Burton, se exige el cese del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por el gobierno de EE.UU. a Cuba por 60 años y la devolución del territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval de Guantánamo.

El documento recaba de la solidaridad internacional para denunciar el carácter violatorio de la Carta de las Naciones Unidas y el derecho internacional, de las nuevas sanciones contra Cuba y ratifica el apoyo a los pueblos que luchan por su soberanía y libre autodeterminación.

“Alcémonos contra la barbarie antimperialista, por la paz y por un mundo sin explotación”, concluye el documento.

Expresiones solidarias de amigos de Cuba

Durante el evento, celebrado en el Palacio de Convenciones de La Habana, Julius Walker, hija de Lucius Walker y figura máxima de la Caravana Pastores por la Paz expresó que sigue siendo un honor ser una de esos millones de personas que desde EE.UU. han venido por estos días a expresar su solidaridad con Cuba.

“Hay muchas personas aquí reunidas, hermanos que han venido por primera vez a participar en la marcha del primero de mayo. Hay de distintos sectores, educación, salud, comunitarios, trabajadores, mujeres. Todos estamos aquí para expresar la continuidad de nuestra solidaridad, como fuerzas progresistas de diferentes Estados y estamos unidos en nuestro amor y solidaridad”, destacó.

Anunció que la Caravana de Pastores por la Paz continuará organizándose y que este año se celebrará también el 50 aniversario de la Brigada “Venceremos”, además de encuentros regionales y nacionales de solidaridad con Cuba.

Entretanto, Alicia Japrko, coordinadora del Comité Internacional Paz, Justicia y Dignidad a los Pueblos, de los EE.UU, dijo que conmovía y dolían los ataques de su país a Cuba, la nación más solidaria del mundo.

Informó que hay compañeros de la solidaridad defendiendo la Embajada de Venezuela en Estados Unidos porque un ataque a la nación bolivariana lo es también contra Cuba.

Pidió la libertad de los presos políticos en América Latina y en el propio EE.UU., sobre todo Lula da Silva y se comprometió a que los miembros de su organización hicieran mucho más, multiplicaran los esfuerzos para que nadie les quitara el derecho de venir a Cuba, porque de lo contrario, seguirían haciéndolo por terceros países o por cualquier otra vía.

En el encuentro de solidaridad, la presidenta de la Federación Democrática Internacional de Mujeres (FDIM), Lorena Peña, condenó las medidas agresivas de Donald Trump en contra de Cuba y los intentos golpistas contra Venezuela, y ratificó el apoyo al Frente Sandinista de Liberación Nacional de Nicaragua, el llamado por ¡Lula libre ya!, el cese de la persecución en contra del expresidente Rafael Correa y su canciller Patiño y exigió la liberación de Julian Assange.

En nombre de la única central de trabajadores de Uruguay (PIT-CNT), Gabriel Molina envió también un abrazo solidario al pueblo cubano y a sus dirigentes, es momentos especialmente complejos y “ante la ofensiva imperial que intenta derrocar democracias que para muchos ha costado demasiado”.

Molina calificó las recientes acciones, anuncios y amenazas de la Casa Blanca como un atropello a las libertades para que los gobiernos elegidos legítimamente por los pueblos, caigan y ratificó el compromiso de los sindicalistas de su país con Nicolás Maduro y con todos los pueblos que pelean por su independencia.

Para el sindicalista uruguayo, América Latina afrenta al enemigo más atroz y feroz que tiene el mundo: el imperialismo norteamericano. “Están apuntando contra nuestros países, por eso nos atribuimos el derecho de agradecer al hermano pueblo cubano la solidaridad por permitir que millones de personas hayan recuperado su vista y hayan mejorado su calidad de vida y algunos hayan visto por primera vez gracias a la Misión Milagro”, y agradeció además, el compromiso, la firmeza, la construcción y el amor que tiene el pueblo cubano por el planeta, por la humanidad, sin banderas y sin fronteras. “Hoy más que nunca es necesario la unidad de la clase obrera internacional para enfrentar un enemigo que está poniendo en riesgo la humanidad. La cuestión se divide entre barbarie y socialismo”.

“Nunca descansaremos en apoyar a Cuba y denunciar el bloqueo”, afirmó la Presidenta del Consejo Mundial por la paz, Socorro Gómez, quien recordó el concepto de Revolución de Fidel Castro y agradeció el apoyo en la campaña por la libertad del expresidente brasileño Luis Inacio Lula da Silva, especialmente los pronunciamientos del General de Ejército Raúl Castro en su condición de segundo secretario del CCPCC, del presidente Miguel Díaz – Canel, de la Central de Trabajadores de Cuba y el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos.

Señaló también que solo la visión delirante de Trump puede seguir viendo a América Latina como su patio trasero y aún más, criminalizar la presencia de colaboradores cubanos en Venezuela como pretexto para endurecer el bloqueo a Cuba.

“Cuba atrae la ferocidad del imperio por defender su propia existencia, por escoger la senda de la justicia social, por defender el sagrado derecho de construir su propio sistema de sociedad. Ha demostrado que es una sociedad superior, humanista, fraterna. Es respetada, admirada y seguida por los pueblos que luchan en paz y solidaridad con los pueblos del mundo”.

Al intervenir, esta mañana, en el Encuentro de Solidaridad Internacional por la paz mundial y contra la guerra, el embajador de Venezuela en Cuba, Adán Chávez, afirmó que las muestras de compromiso y  valentía que durante estos días se han alzado para apoyar la Revolución Bolivariana, van más allá de la declaratoria, “son muestras reales de acompañamiento en la defensa de la soberanía en el escenario que sea necesario”.

El diplomático venezolano agradeció las muestras solidaridad hacia su país y recordó que miles de cubanas y cubanos han pasado por Venezuela en estos años de colaboración, gracias a lo cual se han logrado muchos beneficios sociales gracias al Convenio de Cooperación Cuba-Venezuela, al empeño de Fidel y Chávez.

Vamos a andar, con todas las banderas

“Sin importar cuán oscuro sea el camino, la respuesta del pueblo cubano será la de resistir y siempre habrá una victoria”, reiteró Fernando González, presidente del Instituto Cubano de Amistad con los pueblos (ICAP), al hacer uso de la palabra en el encuentro y aseguró que en esa lucha, y en esa resistencia, Cuba cuenta con el movimiento sindical y el de solidaridad con la Isla en todo el mundo.

El presidente del ICAP convocó al “Encuentro Hemisférico Antimperialista de solidaridad, por la democracia y contra el neoliberalismo”, a celebrarse en La Habana del 1 al 3 de noviembre próximos, que tiene como antecedente la Jornada Continental por la Democracia y contra el Neoliberalismo, con la participación de las redes del movimiento social y popular y organizaciones regionales que toman como eje fundamental de consenso la defensa de la democracia, la soberanía y la integración de los pueblos, así como la lucha contra el libre comercio y el avance de las transnacionales en la región.

Dejaremos claro que no tenemos miedo

En las palabras iniciales del encuentro, el secretario general de la CTC, Ulises Guilarte de Nacimiento dijo que cada primero de mayo es una excelente oportunidad para ser recíprocos y ratificar que la luz de la Revolución cubana no se apagará jamás para los hermanos de Nuestra américa y del mundo.

Reiteró la bienvenida y el agradecimiento a los amigos de todos los continentes presentes en este encuentro en La Habana - que ya es tradicional cada año - pero “estar en Cuba en estos tiempos es una prueba de valentía, de compromiso político y solidaridad militante”.

Informó que este miércoles desfilaron en toda la Isla más de seis millones de cubanos, demostrando el apoyo del pueblo a la Revolución, nuestra capacidad de lucha y la convicción de que siempre alcanzaremos la victoria.

Guilarte aseveró que estos intercambios son también una oportunidad para escuchar las vivencias de luchadores sociales de todas las regiones, socializar ideas y construir consensos que nos permitan contrarrestar la ofensiva del neoliberalismo, frente a la escalada de EE.UU. contra la soberanía, la independencia y la autodeterminación de los pueblos.

Organizado por la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) y el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), el encuentro de Solidaridad Internacional por la paz mundial y contra la guerra rindió homenaje, asimismo, al líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro.

Estuvo presidido por los miembros del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (CCPCC), Ulises Guilarte de Nacimiento y Teresa María Amarelle Boué, secretarios Generales de la CTC y de la Federación de Mujeres Cubana, respectivamente; el vicejefe del departamento de Relaciones Internacionales del CCPCC, la viceministra de Relaciones Exteriores de Cuba, Ana Teresita González Fraga; Fernando González Llort, Héroe de la República de Cuba y presidente del ICAP y  otros dirigentes de la Federación Sindical Mundial.

(Con información de Granma)