Foto: Ecured

La violación del artículo 128, inciso 5, de la ley 109 del Código de Vialidad y Tránsito, por el chofer del ómnibus accidentado la tarde de ayer jueves en la loma La Herradura, ubicada en el kilómetro 22 de la carretera Guantánamo-Baracoa, es la causa determinada de ese siniestro, informa una nota del Ministerio del Interior (Minint) divulgada hoy.

El referido apartado refiere que el que guíe un vehículo o animal por la vía debe tener pleno dominio de sus movimientos y está obligado a moderar la marcha y si es preciso detenerla, siempre que la circulación, estado de la vía o la visibilidad lo imponga, agrega la explicación oficial del Minint.

Según el informe, el propio inciso 5 establece las circunstancias en que es necesario conducir con extrema precaución en la vía: cuando las superficies son resbaladizas por agua, grasa, arena, lodo u otra sustancias que puedan provocar maniobras involuntarias, de manera que en correspondencia con estos elementos, se determina la responsabilidad directa del conductor en este lamentable suceso.

En el accidente ocurrido este 10 de enero de 2019, a las 16 horas, se volcó un ómnibus Yutong de color blanco y azul perteneciente a Transtur, de la firma Viazul, en dirección Baracoa a Guantánamo, específicamente en el kilómetro 22 de la loma La Herradura, indica la nota.

El siniestro le causó la muerte a siete pasajeros, de estos cuatro extranjeros y tres nacionales, y resultaron lesionados 33 personas, 20 extranjeros y 13 de nacionalidad cubana, así como también daños considerables al medio de transporte.

Explica el comunicado que el conductor del ómnibus accidentado, de 55 años de edad, nunca ha sido sancionado por los tribunales, le asisten las categorías b-c-d de conducción, 25 años de experiencia en la actividad, desde el 2010 trabaja en Transtur y realiza viajes a las distintas provincias.

(Tomado de ACN)