La Habana garantiza el 20 por ciento de los alimentos que recibe la población con el 0,4 de las tierras cultivables disponibles. La eficiencia de sus productores muestra capacidades para elevar su potencial, según explicó Julio Martínez Roque, delegado de la agricultura en la provincia