La II Conferencia de Energía, Petróleo y Gas de Cuba 2018 (Cuba Energy, por sus siglas en inglés) comienza este miércoles en el Hotel Meliá Cohíba, con el propósito de ofrecer una información detallada a todos los posibles inversionistas y compañías interesadas en establecer negocios conjuntos.

 Son numerosas las oportunidades y prioridades de la Isla para los inversores, socios y proveedores nacionales e internacionales, explicaron los organizadores del encuentro, la Unión Cuba-Petróleo (CUPET) y al que se sumó la Unión Eléctrica (UNE), ambas del Ministerio de Energía y Minas.    

 La primera sesión estará dedicada al rol de la mayor de Las Antillas en el Caribe, mediante nuevas rondas de licencias y descubrimientos, así como de opciones financieras y el análisis de las posibilidades de explotar las reservas del gas natural licuado (GNL), transportado como líquido a presión atmosférica, y la colaboración con empresas caribeñas.  

 Empresarios de varios países, entre ellos cubanos y mexicanos, expondrán sus experiencias sobre el particular, de acuerdo con el programa del evento, facilitado a la Agencia Cubana de Noticias por Manuela Durán Rodríguez, jefa de Grupo Gestión de la Comunicación de CUPET.

 En la segunda sesión del día, CUPET presentará su próxima ronda de negociaciones, cuando será ofrecida una actualización acerca de la exploración y producción de hidrocarburos cubanos por Osvaldo López Corzo, directivo de la Unión Cuba-Petróleo, en torno a negociaciones en el sector upstream.

 Este último es uno de los tres de la industria que incluye tareas de búsqueda de potenciales yacimientos de petróleo crudo y de gas natural, tanto subterráneos como submarinos, perforación y explotación hasta llevar el crudo o el gas natural hasta la superficie.

 La tercera será la evaluación del potencial petrolero identificado a partir de nuevos datos sísmicos no exclusivos en Cuba, y la cuarta sesión una perspectiva internacional del trabajo de Cuba y la región, en particular la política de Estados Unidos y su impacto en la inversión extranjera, mientras el jueves continuarán las deliberaciones de este tipo hasta llegar a siete.

 La Unión Cuba-Petróleo (CUPET) firmó en 2016 un contrato con la empresa china BGP para la ejecución de una campaña sísmica marina, a fin de localizar las rocas porosas que almacenan los hidrocarburos (petróleo y gas) en dos direcciones (2D no exclusiva).

 Especialistas estiman que se trata de una actividad considerada de bajo impacto, que no causa un deterioro grave a los recursos naturales o al ambiente.

(Tomado de ACN)