Sabemos que la próxima celebración de los 500 años de la ciudad constituye una gran motivación para mejorar la imagen y los servicios de la capital.

Específicamente la Unidad Básica de la Industria Alimentaria (UBIA) del municipio de Diez de Octubre ejecuta un grupo de acciones a favor de la población de este territorio.

Foto: Norma Ferrás Pérez

En un encuentro con Juan Carlos Yero Ramos, director de dicha unidad se refirió a estas labores: “Nos proponemos la reapertura de la panadería situada en Concha y Luyanó, la cual presentaba un gran deterioro constructivo, y coincidentemente está en la zona por donde azotó el tornado el pasado mes de enero”.

La unidad produce aproximadamente 27 000 unidades diarias, y su reinauguración beneficiaría a alrededor de 9 500 consumidores, además, brinda un servicio social a entidades de Gastronomía, con el Sistema de Atención a la Familia (SAF) y organismos de prioridad en el territorio.

“Es una de las obras que entregamos con todos los requerimientos de una panadería categorizada, nuestro objetivo no es solo recuperarla sino que cumpla con los requerimientos higiénicos-sanitarios y comerciales, que contribuyan a elevar la calidad de los servicios y la imagen del lugar”, afirma.

“Otro objetivo es la creación de una panera de nuevo tipo, un punto de venta ubicado en la Calzada de 10 de Octubre entre Quiroga y Colina, sitio por donde también afectó el evento climatológico, y fue casi una pérdida total. Pienso que es una forma de brindar una mejor imagen”, añade.

Una buena noticia es la remodelación de un espacio que favorecerá a todo el territorio, en la panadería del Tosca, situada en 10 de Octubre entre San Francisco y Concepción: “Este proyecto es un compromiso asumido por la empresa desde hace tres años, el cual no se había concretado por situaciones ajenas a nuestra voluntad. Ahora ya es un hecho porque contamos con el financiamiento y los equipos, y se están ultimando los detalles constructivos.

“Consiste en la creación de una dulcería especializada del municipio, donde se producirán dulces de nuevo formato, cake para cumpleaños y bodas, con una buena calidad y precios competitivos con el sector particular, que la población puede adquirir aparte del normado, con un precio superior a este, pero inferior a los del mercado particular; y está en estudio proponer una oferta de un bufet, porque pretendemos insertarnos en el mundo competitivo de los cuentapropistas, siguiendo el llamado del Gobierno de que las empresas estatales deben elevar su nivel de competitividad”.