“La Revolución Cubana siempre podrá contar incondicionalmente con el sector no estatal”, manifestaron los trabajadores por cuenta propia de la Feria de 23 y M, en Plaza de la Revolución.

Estos 80 titulares de negocios por cuentapropia -que se desempeñan en diferentes modalidades como artesanos, talabarteros, bisuteros, alfareros, modistas-sastres y zapateros – reafirmaron que la actual política agresiva de bloqueo, en vez de beneficiar y ayudar a los emprendedores atenta directamente contra la estabilidad económica y financiera de ellos y sus familias.

Los trabajadores del sector no estatal repudian el recrudecimiento del bloqueo que impide el desarrollo de sus negocios y aseguran que son una de las partes más afectadas por Ley Helms-Burton, en cuanto a la solvencia económica individual y familiar. Foto: Gabriel Valdés Valdés

La escasez de materia prima para confeccionar sus productos, antes importada, y la disminución de turistas estadounidenses, significativo mercado de venta que se ha limitado por la prohibición de entrada de cruceros a la nación por parte del gobierno estadounidense, son las principales afectaciones de los empleados de la mencionada feria y del Centro Cultural Antiguos Almacenes de Depósito San José, de La Habana Vieja.

Ante la insuficiencia de materiales -dígase tejido, pegamento, cuero y madera, fundamentalmente- los emprendedores han adoptado diferentes alternativas como disminuir la cantidad de productos artesanales que se elaboran, utilizar retazos textiles y confeccionar más pulseras y anillos con semillas y caracoles, y zapatos y bolsos de vinil.

El mercado artesanal, conocido como la Nave de San José, ubicado en La Habana Vieja, recibe actualmente pocos clientes. Foto: Gabriel Valdés Valdés

Sady Palacio Portuondo, artesana de la feria de 23, mostró su preocupación por la baja de sus ingresos; incluso dijo: “si seguimos así podemos perder el empleo y en el caso de las mujeres hay determinados trabajos que, por sus características, no podemos ejercer”.

Por su parte, Leonel Alfonso Díaz, administrador de la misma feria de 23 y M, declaró que los trabajadores deben esforzarse más en estos tiempos para poder cumplir sus planes de comercialización.