El malecón habanero se convirtió, en la tarde noche de este viernes, en un espacio de esparcimiento y disfrute familiar que continuó el sábado 13 de abril desde la calle 23 hasta Línea y Malecón. Comienza las Noches Habaneras.

La familia habanera acogió favorablemente la combinación de música y gastronomía al aire libre. Las ofertas más frecuentes oscilaban entre comida típica cubana, sin olvidar los postres que variaban según el restaurante que se visitara.

La música no faltó en toda la noche. La mezcla de géneros musicales, cubanos y foráneos, deleitó y animó a los presentes, con la presentación especial de la agrupación Isla Caribe.

Hubo quienes optaron por disfrutar de una noche agradable en sofá habanero y complacerse con la brisa, el mar o simplemente a escuchar las canciones entonadas por los trovadores ambulantes.

Las Noches Habaneras proponen entretenimiento no solo para los adultos. Esta opción recreativa también contempla a los más pequeños con actividades que van desde empinar papalotes hasta montar patines, por mencionar algunos ejemplos.

Esta fiesta nocturna, convertida casi en tradición habanera, debe lograr mayor expansión por la ciudad, así como mayor alcance en los jóvenes. Cuando la capital cubana está cerca de cumplir sus 500 años, estas Noches Habaneras también forman parte de esa celebración.