Preservar los ríos, arroyos y zanjas de la contaminación provocada por los residuales domésticos e industriales, destaca entre las prioridades para el 2019 de la Empresa de Saneamiento Básico de La Habana. 

Según precisiones a la prensa especializada de Eduardo Breit, director general de esa entidad con sede en el municipio Marianao, existen en la ciudad una decena de ríos considerados de primer orden y que están en la agenda de esta empresa, incluidos los que surcan y bordean el Gran Parque Metropolitano de La Habana, así como los que tributan a la bahía capitalina.

Foto: Joyme Cuan

En cada uno de ellos, además de numerosos arroyos y zanjas, el arrojo de basura y otros desechos imponen la necesidad de trabajar sostenidamente en el escombreo y construcción de barreras que protejan al medio ambiente y eviten las inundaciones.

El momento fue oportuno para recorrer las márgenes del río Quibú, frontera hidrológica entre los territorios de La Lisa y Marianao, lugar muy impactado por los desperdicios de las prácticas religiosas y por las comunidades que se asientan en su cercanía.

(Con información de Radio COCO)