Este 4 de marzo —al cumplirse 59 años del acto terrorista que provocó la explosión del vapor francés La Coubre— en los muelles del mismo nombre volvieron a congregarse familiares de las víctimas, trabajadores del puerto de La Habana, combatientes de la Revolución, funcionarios del Partido Comunista de Cuba y representantes de organizaciones de masas, en una ceremonia sencilla que sirvió de homenaje a los 101 fallecidos y casi 400 heridos causados por esa acción criminal.

Foto: Roly Montalván

Al pie de la tarja conmemorativa se colocaron ofrendas florales del General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba; de Miguel Díaz-Canel, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros; y a nombre del pueblo.

Foto: Roly Montalván

En las palabras centrales hizo uso de la palabra Rodolfo Cándano Quintana, primer secretario del Comité Municipal del Partido en La Habana Vieja, quien definió aquel suceso como uno de los crímenes más horrendos para destruir a la Revolución Cubana y agregó que “fue un día luctuoso, trágico y doloroso para el pueblo de Cuba, para los familiares de los obreros, soldados y ciudadanos que cayeron”.

Foto: Roly Montalván

Durante el sepelio de las víctimas del 4 de marzo de 1960, realizado al día siguiente, desde una tribuna improvisada sobre la cama de una rastra, en la intersección de la avenida 23 y calle 12, frente al cementerio Cristóbal Colón, «Fidel enarboló por primera vez la consigna que sigue expresando la voluntad del pueblo cubano de resistir en su lucha: “Patria o Muerte”», rememoró el Secretario.

Más adelante el dirigente partidista señaló que el Sí a la nueva Constitución, el pasado 24 de febrero, fue expresión de los anhelos del pueblo cubano por mantener las conquistas de la Revolución y de asegurar la continuidad, a la vez que patentizó el apoyo de Cuba a Venezuela y el rechazo a las amenazas del actual gobierno estadounidense, “pues no tiene derecho alguno a inmiscuirse en los asuntos internos de ningún país”.

Foto: Roly Montalván