Inés María Chapman, Vicepresidenta de los Consejos de Estado y de Ministros, recorrió las zonas donde se construye la conductora Palatino-Prado-Malecón, inversión que beneficiará a más de 91 mil habaneros.
La vicepresidenta reiteró en su perfil en la red social Twitter que se trata de un proyecto que abarca más de nueve kilómetros y permitirá mejorar el abasto de agua al municipio de La Habana Vieja.

Foto: Captura de pantalla


Señaló que en la obra se encuentran trabajadores del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH) y del ministerio de la Construcción, y que se labora con énfasis en la organización y la calidad.
Antonio Rodríguez, presidente del INRH, afirmó que para garantizar la calidad en la construcción de la conductora, ‏se utilizan los equipos adecuados.
Esther García, directora técnica de la empresa Aguas de La Habana, explicó en un encuentro con la prensa que esta zona de la ciudad recibe el agua con bajas presiones, con un servicio discontinuo e insuficiente, razón por la cual se aprobó la ejecución del proyecto.
La alternativa permitirá, además, conformar sectores hidrométricos y a partir de la medición, facturación y gestión de los mismos disminuir las pérdidas en las conductoras, redes y en el interior de las viviendas.
Según la especialista, actualmente más de 8 600 personas reciben el preciado líquido mediante tanques cisterna, lo cual conlleva a la realización de más de 800 viajes semanales.
En la ejecución de la obra, prevista para concluirse en el mes de septiembre, participan también brigadas de la empresa Aguas de La Habana.
(Con información de ACN)