En el contexto del acto de reconocimiento a los trabajadores de Etecsa por la destacada labor en la restauración del servicio de telecomunicaciones en los municipios afectados por el paso del tornado, el Sindicato Nacional de la CTC otorgó la Bandera Proeza Laboral a la División de La Habana, por su esfuerzo, sacrificio y entrega, durante la etapa de recuperación.

A propósito de recibir tan alta distinción, Tribuna de La Habana intercambió con Odalys Rodríguez del Toro, Directora Provincial de Etecsa, quien se refirió al proceso desde su inicio: “Desde el 28 de enero casi todas las provincias nos llamaron para colaborar, preguntándonos qué necesitábamos para que La Habana se recuperara en el menor tiempo posible. Brigadas desde Pinar del Río hasta Ciego de Ávila, vinieron hacia la capital. Trabajamos unidos, linieros, operarios de cables, reparadores, personal que instala fibra óptica, y desde un solo puesto de mando estratégico comenzamos las labores de recuperación”.

Aunque todos los municipios por donde azotó el evento climatológico tuvieron afectaciones en las telecomunicaciones, los de Diez de Octubre y Regla sufrieron las peores consecuencias: “Fue un trabajo intenso, la infraestructura se dañó fuertemente, los postes, cables, más de 16 mil teléfonos interrumpidos. También se afectaron radio bases por la energía eléctrica, algunos gabinetes que alimentan los servicios de la población, y en menor grado la telefonía pública”.

“La recuperación fue muy dura, fueron muchas horas de sol a sol hasta que el 11 de febrero decretamos restablecido nuestro servicio de telecomunicaciones en su totalidad. Todavía nos encontramos realizando algunas mejoras, pero en sentido general está terminado”, asegura.

A su vez, Rodríguez del Toro afirma que se logró un restablecimiento rápido y con más calidad: “Cuando hacíamos nuestros encuentros diarios para comprobar cómo avanzaba el trabajo, siempre enfatizábamos en la calidad de los servicios, sobre cómo quedaría mejor de lo que estaba. Por eso, en el Consejo Popular Tamarindo de Diez de Octubre, donde parte de las redes que existían estaban obsoletas, decidimos cambiar todos los cables e invertir en una nueva tecnología, donde se ubicarán cuatro gabinetes integrales, que para satisfacción de la población, próximamente permitirá instalar los teléfonos de los traslados pendientes, más un incremento de nuevos servicios, así como el servicio de internet en las casas que aún no existe en esta localidad”.

Acerca del otorgamiento que les concediera el Sindicato nacional manifestó: “La bandera Proeza Laboral es de todos los trabajadores de La Habana, y como dijo el Partido, de todos los capitalinos, pienso que los tres mil trabajadores de la División de La Habana se la merecen. Este proceso de recuperación es un ejemplo de la intensa labor que realizamos en esta ocasión, pero nuestra división garantiza todo el trabajo de primer nivel que se hace en la capital, y nuestros trabajadores siempre son rápidos y sin límite de horario, para que las cosas les salgan bien; son consagrados y con un gran sentido de pertenencia”.