La Habana en su Aniversario 500 centró la intervención del Dr. Eusebio Leal Spengler, en el espacio habitual de reflexión y pensamiento: Cultura y nación: el misterio de Cuba, que tiene lugar los primeros jueves de cada mes, en la sede nacional de la Sociedad Cultural José Martí.

En sus palabras recorrió importantes hitos de nuestra historia patria con una magistral disertación, cuyo hilo conductor fue la vida, obra y pensamiento de nuestro Apóstol, principalmente su labor por lograr la unidad entre los cubanos.

Foto: Aniely Pérez Hernández

Al iniciar su conferencia, Leal Spengler, lamentó la destrucción ocasionada por el tornado el 27 de enero pasado: “Siempre tendremos que empezar y siempre hay cosas por hacer (…)La Habana tiene muchos centros históricos, veo con gran tristeza la destrucción y el golpe sobre Jesús del Monte, el lugar donde los vegueros fueron ahorcados, que fue un símbolo temprano de la rebeldía de las comarcas habaneras y de Cuba, los daños en Regla, la ciudad obrera por excelencia, en el puerto, en Guanabacoa, la ciudad indígena; la destrucción causada en otros espacios del Cerro, de Diez de Octubre (..) Lo importante es rubricar la vocación de hacerlo y que no es la obra de un iluminado, ni de un profeta, sino una obra que en la medida en que encarne en todos los interesados será real, verdadera, tangible e inmortal”.

El orador resaltó el valor de la historia para el presente: “No ha de vivirse del pasado, pero no se puede ir al futuro sino desde el pasado, es la realidad (…) No podemos hacer fragmentos de la historia, es como tomar un plato y romperlo en el suelo y después pretender que al volver a coser sus partes no se vean los daños causados por la rotura. La historia es una, una sola, y se va desarrollando de una manera singular.”

“Hay que renunciar al laboratorio y poner la mano en el corazón de lo histórico” agregó Leal Spengler y, tras alertar sobre la importancia de conservar la memoria histórica, destacó el papel de nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro en esa tarea.

En cada momento especial de Cuba nuestro Apóstol se nos hace presente, como en el próximo 24 de febrero donde nuestra Constitución será sometida a referéndum, a propósito de ese momento especial, Leal reafirmó que “(…) se ha escogido la fecha en que Martí inició su movimiento y ahí tendremos ante la soledad de la urna el deber patriótico de decir sí y el deber cívico, si no están de acuerdo, de decir que no. No puede haber expresión más democrática, sobre todo porque esto se ha discutido como lo hizo Martí, desde la base, hablando en las delegaciones”. Y sentenció más adelante: “(…) eso es Martí, hacer en cada momento lo que a en cada momento corresponde”.

Sobre la cercanía del medio milenio de la otrora villa de San Cristóbal de La Habana el director de la Red de Oficinas del Historiador y del Conservador de Ciudades Patrimoniales insistió: “Ese aniversario 500 sería inútil si se convierte en un punto de referencia y ya. Tenemos que ir más en profundidad al tema. De esos, casi 300 le pertenecen a la Universidad de La Habana, cuna y formadora de generaciones, a la Sociedad Económica Amigos del País, a la academia de San Alejandro, a todos los artistas, intelectuales, escritores, trabajadores, artesanos, quienes con sus vidas contribuyeron al medio milenio de la ciudad. Solo así lo entiendo.(…) Acercarnos a los lugares históricos, inspirar que no sea una consigna la conmemoración de La Habana, que se convierta en un movimiento popular, incorporar al pueblo, como se ha incorporado ahora en el infinito dolor de esos que lo han perdido absolutamente todo.

Foto: Aniely Pérez Hernández

A “Luchar por la ciudad desde sus distintos ángulos y valores es nuestra tarea. Reinterpretar sus códigos, luchar porque recupere, en medio de la vorágine en que hemos vivido, la necesidad de que sea representativa de la nación que ha estado dispuesta al sacrificio por conservar su identidad”, nos convidó Leal.

Al concluir su alocución, el historiador afirmó: “Me alegro de La Habana como es, no pienso en la idolatría de la de otras décadas, nos tocó vivir en esta, construyamos esta, cuidemos esta, amemos esta”.