Nada de autocomplacencia, sino una mirada franca y directa a los problemas de la organización matizaron el evento. Sus mayores reclamos estuvieron centrados en: llegar a la base con propuestas atractivas y del interés de las federadas, estrechar el vínculo entre las dirigentes y las organizaciones de base, mayor impacto de las miembros más jóvenes, así como el perfeccionamiento de la labor política ideológica y la formación de valores, en aras de enfrentar las indisciplinas sociales.

Foto: Joyme Cuan

Sobre estas problemáticas, giraron recurrentemente las reuniones de las comunidades previas a la conferencia provincial. “Lo que hay que hacer es hacer”, reclamó la delegada Dania Guzmán, del municipio de Boyeros, mientras que la joven Carla Alejandra Mederos,  en representación del municipio Plaza de La Revolución, instó a buscar fórmulas más parecidas a ese grupo etario.

Con la presencia de Teresa Amarelle Boué,  miembro del Buró Político y secretaria general de la FMC en la Isla, mucho se habló en el encuentro sobre propiciar un acercamiento a los institutos de enseñanza para fomentar desde edades tempranas  el interés por integrar las filas de la Federación y que al arribo a los 14 años su inserción en ella no responda a un mero compromiso.

Asimismo, se resaltó la importancia de llegar a las personas con desventaja social, y aplicar alternativas para su inclusión en las dinámicas de la FMC, teniendo en cuenta las características y particularidades de cada territorio.

Desde el municipio de La Habana del Este, llegó la voz de Wendy Echevarría, quien propuso aprovechar las redes sociales “para darle visibilidad a nuestro trabajo”, a lo cual se sumó Karina Rodríguez, con su aplaudida frase de que “la Federación debe modernizarse”; sin que eso sustituya el  trabajo cara a cara.

No faltó el alerta de potenciar el trabajo de prevención y atención social, que ha identificado siempre el desempeño de la FMC, ahora con el reto de la especialización de las trabajadoras sociales. También se instó a promover a las filas de la organización personas con probados conocimientos y superar el autofinanciamiento.

Foto: Joyme Cuan

Se resaltó el quehacer de las Casas de Orientación a la Mujer y la Familia, donde crece el número de personas atendidas y aumenta el impacto de su quehacer educativo con jóvenes y familias en la prevención de adicciones, embarazos en la adolescencia, enfermedades de transmisión sexual, y el acompañamiento durante la superación de estas situaciones.

Victoria Quiñones Rodríguez, asumirá, en lo adelante la dirección de la Federación capitalina Foto: Joyme Cuan

“La mayor deuda que tenemos es acercar estos servicios a cada Consejo Popular”, reconoció Lizette González García, quien hasta ese momento se desempeñó como secretaria general de la FMC en la ciudad, y ahora ocupará otras funciones en las filas del Partido en la capital cubana. La compañera Victoria Quiñones Rodríguez, asumirá, en lo adelante la dirección de la Federación capitalina.

Mariela Castro: “Hay que explicar cuál ha sido el lugar de la mujer en la sociedad Foto: Joyme Cuan

La directora del Centro Nacional de Educación Sexual –CENESEX-, Mariela Castro Espín, significó la necesidad de comunicar más las razones y los por qué de aquella definición del Comandante en Jefe Fidel Castro, al identificar como una Revolución dentro de la Revolución, todo cuanto estaba ocurriendo a inicios del Triunfo con las mujeres. 

“Hay que explicar cuál ha sido el lugar de la mujer en la sociedad y cómo ha ido ganado en cultura, aprendizaje y en lo que después se ha ido articulando desde un sistema legislativo, político, de derecho, que tiende a poner a la mujer en un lugar de dignificación, de respeto como ser humano”, recordó Castro Espín e insistió: “Todo eso hay que explicarlo, porque si no, las mismas muchachas  jóvenes dicen ¿y para qué yo debo entrar en la Federación, por qué me convocan, cuál es mi interés, qué gano, qué necesidades mías serán

Foto: Joyme Cuan

satisfechas…?”

Olga Lidia Tapia Iglesias y Luis Antonio Torres Iríbar, miembros del secretariado del Comité Central del Partido valoraron  la conferencia como profunda, seria y aportadora justo como lo necesita La Habana.

Iríbar, también Primer Secretario del Comité Provincial del Partido en la capital,  llamó a las delegadas a volcar todo ese entusiasmo en sus comunidades, sin pretender una receta única, sino aplicando los modos más convenientes y cercanos a la vida de sus habitantes.

A ellas corresponde, ahora, trasladar al barrio esa misma energía, para identificar las necesidades de cada persona y estrechar el acercamiento con el hogar y las familias, pues dentro de la comunidad es donde más se precisa su protagonismo.