El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Construcción (SNTC) celebra el Día del constructor cada 5 de diciembre, desde 1972, a propuesta de Fidel Castro Ruz, en homenaje al mártir Armando Mestre Martínez, asaltante del Cuartel Moncada y expedicionario del yate Granma.

Desde noviembre de este año iniciaron las jornadas en todo el país con encuentros de jóvenes y estudiantes de escuelas afines, visitas a centros y lugares históricos, actos, galas y entrega de reconocimientos.

Foto: Roly Montalván

Este miércoles realizarán un acto en las obras de la Zona Especial de Desarrollo Mariel (ZEDM), en la provincia de Artemisa, en la que en un año se han aprobado 12 nuevos proyectos de Cuba, Portugal, Suiza, Canadá, Rusia, Puerto Rico, Brasil, España y Francia.

De la misma manera habrá un encuentro en el nuevo asentamiento de viviendas, en fase de ejecución en áreas de la antigua fábrica de tejidos El Vaquerito, en Santiago de las Vegas, municipio de Boyeros. El proyecto consiste en edificar 450 viviendas de dos y tres habitaciones, con fecha de inicio 10 de junio de 2018 y su terminación debe coincidir con la urbanización, todo a cargo de la Unidad Empresarial de Base No. 25 de la Empresa Contingente Blas Roca Calderío.

El Ministerio de la Construcción (MICONS), oficializado hace 55 años, el 23 de mayo de 1963, para dar continuidad al Ministerio de Obras Públicas, es el organismo rector de los trabajadores de este sector. Entre sus funciones fundamentales está elaborar y proponer los lineamientos del desarrollo técnico e introducción de nuevas tecnologías, así como controlar que los Sistemas constructivos y la producción nacional de materiales y productos de la construcción cumplan las normativas establecidas, evaluando los índices técnico-económicos y generalizando las mejores experiencias.

Los profesionales relacionados con la construcción se agrupan a través de la Unión Nacional de Arquitectos e Ingenieros de la Construcción de Cuba (UNAICC), creada el 3 de diciembre de 1983, por lo que recientemente conmemoraron su aniversario 35.

Acerca de Armando Mestre

Armando Mestre Martínez nació el 20 de mayo de 1927 en el barrio de Cayo Hueso, municipio de Centro Habana. Fue fundador del Movimiento 26 de Julio y organizó células de esta organización por todo el municipio de Arroyo Naranjo. Participó en la Marcha de las Antorchas de 1953 y en el asalto al Cuartel Moncada, el 26 de julio de ese año, cuando lo sancionan a prisión.

El 12 de octubre, el entonces ministro de Gobernación, Ramón Heredia, dispuso que el grupo de revolucionarios condenados por los sucesos del Moncada, dentro del cual se encontraba Armando Mestre, fuera trasladado al Reclusorio Nacional de la Isla de Pinos.

Cuando el dictador Fulgencio Batista visitaba el Penal para inaugurar la planta eléctrica, el 12 de febrero de 1954, Mestre Martínez, junto al resto de los prisioneros, entonaron a toda voz la Marcha del 26 de Julio.

El 6 de mayo, luego de ser aprobada, Fulgencio Batista firmó la Ley de amnistía que ponía en libertad a todos los presos políticos, incluidos los jóvenes revolucionarios asaltantes de los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes.

Marchó para México en septiembre de 1956. Regresó en la expedición del yate Granma y el 5 de diciembre de 1956, cuando comenzaba la lucha del Ejército Rebelde en la Sierra Maestra, libró su primer combate, fecha escogida para el Día del Constructor.

La noche del 8 de diciembre, con las manos atadas, en unión de otros dos combatientes, salió de Alegría de Pío en una camioneta por el camino de Macagual. En la madrugada del nueve de diciembre, sus cadáveres fueron tirados a la puerta del cementerio de Niquero, actual provincia de Granma.