En el hogar de niños sin amparo familiar la donación de juguetes por los trabajadores de Aguas de La Habana motivó un gran revuelo y una fiestecita adicional.