Respuestas y soluciones a medias

Prioridades, caso publicado el pasado mes de marzo donde Dianelis Cardoso Álvarez –reside en un usufructo gratuito situado en la calle Sofía No. 282 entre Carlos y Justo, en el reparto Párraga, municipio de Arroyo Naranjo– comentaba la tupición de las redes de desagüe, debido al mal estado de las tuberías de aguas albañales que presenta todo el inmueble.

En respuesta, Raúl Reyes Miramón, director general de la Empresa de Saneamiento Básico de La Habana alega:

“En la queja procedente (…) se refiere que hace más de un año han estado sufriendo problemas con una tupición de las redes de desagüe. En la visita realizada al lugar el día 20 de marzo por el personal de nuestra entidad se entrevistó a la recurrente, quien informó que conoce que el vertimiento es causado por el estado de deterioro de las redes. No obstante, se accionó con el camión especializado de desobstrucción de líneas con el fin de aliviar el vertimiento, al menos, por unos pocos días.

“Se le informó a Dianelis que el trámite para la reparación de las líneas es a través de la Dirección Municipal de la Vivienda, cuyos técnicos dictaminan la situación, elaboran la tarea técnica y contratan al ejecutor de la obra. 

“Cardoso Álvarez aclaró que esa gestión fue hecha; le explican que el presupuesto fue aprobado, pero en estos momentos existen otras prioridades y ese fue el motivo que le llevó a escribir su carta de queja. Los vecinos alegan que lo que necesitan es la solución al problema y no explicaciones.

“El caso quedó orientado con razón en parte de quien conduce la queja, ya que la solución definitiva no compete a nuestra entidad”.

Así concluye la respuesta enviada por la Empresa de Saneamiento Básico en la capital, una réplica que no esclarece la solución definitiva del caso presentado, sin embargo, deja clara la exclusión de responsabilidades y las entrega a otros.

¿Quién entonces debe hacer frente a la solución y por consiguiente responder, con argumentos sólidos, tanto a la afectada como a la prensa?